El Prelado del Opus Dei visita Córdoba para bendecir imagen de Escrivá

From Opus Dei info
Jump to navigation Jump to search

Por Trinity, 11.11.2009


Muy nervioso debe andar nuestro Prelado, para desplazarse a Córdoba a bendecir una imagencita de Escrivá que han puesto en una esquina de una capilla de la parroquia de san Nicolás, según puede observarse en la foto.


Escriva en sannicolas.jpg


Se conoce que, como se va descubriendo la manipulación de su biografía, que hicieron para la canonización, su devoción, artificialmente inducida, se esta desvaneciendo progresivamente, y dicen que sí a cualquier invitación que los despistados todavía puedan hacerles. Además, como el Obispo Administrador Apostólico de Córdoba es el nuevo Arzobispo de Sevilla, el acto le va a facilitar ejercer con él la política de búsqueda de adhesiones, que en estos momentos tanto necesita la cúpula de gobierno de nuestra Prelatura personal.

Leyendo la noticia, sentí vergüenza ajena ante el curriculum de nuestro Prelado:

«Javier Echevarría nació en Madrid en 1932; estudió Derecho Civil y Canónico y fue ordenado sacerdote en 1955; entre 1953 y 1975 fue secretario personal de San Josemaría, y a la muerte del sucesor de éste, Álvaro del Portillo, fue elegido prelado en 1994».

¡Pedazo de curriculum para el líder de una institución que hablaba de santificar el trabajo!: Estudió Derecho –dicen-. Y no que se haya doctorado; ni siquiera dicen si acabó esos estudios. Y, luego, que fue secretario de Escrivá y Prelado del Opus Dei. O sea, una persona que no ha hecho nada fuera de su carrera en la institución. Así nos va, con alguien que sabe tan poca Teología y Derecho de la Iglesia. Pues esto explica que no sea capaz de admitir que es inmoral la praxis de dirección espiritual que vivimos en la Obra y que, en vez de rectificar –obedeciendo a la Santa Sede-, se haya dedicado a maquinar el subterfugio que nos están diciendo ahora en relación a la Charla fraterna: 1) que las Directoras locales no son parte del gobierno de la Prelatura (pues ¡vaya directoras espirituales más mandonas!, digo yo), y que por tanto es lícito que reciban Charlas; 2) que en las reuniones de Consejo Local no debemos hablar de lo escuchado en las Charlas; y 3) pero que no tengamos problema en reportar a las Directoras de la Delegación o Asesoría la información que éstas puedan solicitar.

O sea, lo de siempre. No quieren obedecer a la Iglesia y lo maquillan cínicamente. Estoy convencida de que aquí no tenemos más solución que la que la Santa Sede va a tener que emplear con los Legionarios de Cristo: cambiar a la cúpula de la institución, que está tan salpicada por lo que han hecho en todos estos años, que se están demostrando absolutamente incapaces de secundar con sinceridad la rectificación que reclama la Iglesia.



Original