El Opus Dei no es una estructura jerárquica de la Iglesia

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Trinity, 18.04.2008


Ante las denuncias contra el Opus Dei, que silenciosa pero incesantemente van llegando a Roma, las autoridades de esta Prelatura personal, lejos de rectificar, continúan con su política de mirar para otro lado e intensificar su propaganda entre los que todavía se prestan a su juego.

Y así, no han dejado de aprovechar los XXV años de la erección canónica de la Prelatura personal, para incrementar su marketing. Por una parte, en Roma, con un acto al que, además de Mons. Echevarría y el cardenal Herranz (del Opus Dei), sólo intervino un cardenal, Mons. Ruini, que no podía negarse, puesto que poco después sería investido Doctor Honoris Causa por la Pontificia de la Santa Cruz. Por cierto, ya apareció en ese acto el Vicario General del Opus Dei, que llevaba una temporada missing.

También organizaron otro acto en Madrid donde consiguieron que además de los cardenales Herranz (miembro de la Obra, como ya se ha dicho) y Rouco (que se presta a su juego), asistiera el Secretario de la Congregación para los Obispos, Mons. Monterisi, el que recibió la denuncia por el caso de Antonio Petit y que despachó con el Papa el 24 de junio pasado, justo antes de que recibiera al Prelado en esa audiencia de la que tuvimos que enterarnos por el Servicio de Información Vaticano y no por la Prelatura.

En mi opinión, la intervención de Monterisi fue con segundas. Pues dijo que «resulta imposible valorar en términos cuantitativos los frutos apostólicos que se derivan de la acción de la Prelatura, ya que éstos no se reducen a los producidos por las actividades institucionales de la Prelatura, sino que hay que contar con los que surgen del apostolado personal de los fieles del Opus Dei». O sea, que la Santa Sede es consciente de que se encuentra ante una organización que sólo le informa de algunas actividades oficiales, porque se excusa en lo de organización desorganizada del fundador, para no darle datos de la vida real de sus fieles, que ya sabemos que está completamente controlada por l@s Directores/as hasta en sus facetas más íntimas.

El Alfa y Omega de ayer se hace eco de este último acto con una crónica firmada por Anabel Llamas Palacios, en la que, al final, aparece un recuadro con una interesante definición de Prelatura personal dada por un profesor de la Universidad de la Santa Cruz, Carlos Errázuriz: «Una Prelatura personal –dice- es una parte de la Iglesia católica en el sentido de que está compuesta por determinados fieles, y se halla estructurada de modo jerárquico, con un prelado (obispo) que es su cabeza, y principio de unidad, y con sacerdotes y diáconos que colaboran con él». O sea, que ya no se atreven a decir que es una estructura jerárquica de la Iglesia, y se limitan a intentar confundir a los despistados afirmando que es una organización eclesial que está estructurada jerárquicamente. Pues, ¡vaya! Que me digan en qué institución eclesial no hay una jerarquización.

El que el Opus Dei tenga un prelado y cuente con sacerdotes, no lo equipara a una diócesis. Pues ser prelado de una Prelatura personal no es una función episcopal, ya que las Prelaturas personales no forman parte de la estructura jerárquica de la Iglesia, como puede verse en el Código de Derecho Canónico: y como demuestra que ese canonista no haya escrito "obispo prelado del Opus Dei", sino "prelado (obispo)", en atención a que recientemente, según comunicaron en los Centros, han prohibido decir “obispo prelado del Opus Dei”, porque Mons. Echevarría, aunque sea obispo, no es más que Prelado de esta Prelatura.



Original