Dolores y todas las madres

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Naranjasrosas, 21.01.2009


Entiendo que Dolores salte, porque yo también soy madre y tampoco me gusta que me toquen a los hijos, y a los mios también los tocan de un tiempo a esta parte, porque resulta que desde que yo dejé de comportarme como Dios y la institución mandan, (que para mi no mandan lo mismo, pero dejémoslo ahi), a mis hijos, por mi culpa les han pasado cosas horribles...

Uno ya no estudia
Otra anda demasiado cerca del novio, y yo la dejo.
Otra le da al porro, y segun ellos, yo ni me entero.
Otra, perteneciente a la institucion, esta MUY ANGUSTIADA

El otro día finalmente me cansé y pregunté a un alto cargo de la obra si no han pensado que las angustias de la una puedan tener otra causa que no sea su familia de sangre; si las mínimas adicciones de la otra no serán semejantes a la de muchos chicos de su edad, algunos con padres supernumerarios también, que no se privan de eso; si la del novio no merece un poco de respeto a su intimidad, y un poco de admiración por sus logros en los estudios y en la seriedad de su compromiso en la vida; si el que no estudia no estará pasando por un mal momento desde hace muchos años, pero que cuando yo pedí ayuda no la tuve nunca, porque es que como el chico no tiene nada de pitable, pobre hijo, pues no iban a perder su tiempo con el...

Sus nombre en cursiva, porque yo los respeto mucho...

Pues eso. Es que nos cansamos de que nos toquen a los hijos, es cierto.

Todos los padres tenemos problemas, y no son los peores la enfermedad o las capacidades diferentes. Es mas, como se preguntaba a si mismo y a otros ex reunidos el otro día en su casa un señor muy inteligente, y excelente anfitrión dicho sea de paso: ¿Pero no era una bendición de Dios la enfermedad de un hijo? ¿Bendición para los de casa y maldición para los ex? Muy raro me suena eso

Todos los padres esperamos un poco de comprensión, porque a veces solo es eso, que te entiendan, que no te critiquen, que no veas tus problemas corriendo de boca en boca, porque quizás esa es la única ayuda que te pueden dar. Comprensión, cariño... y discreción.

Pero resulta que si los hijos nos salen fabulosos es nuestro ejemplo de sn... cuando lo somos, y cuando no lo somos es posible que sea la influencia de un club, un amigo, una abuela super o una prima numeraria.

Cuando nos salen con problemas, y tan fabulosos como los no problemáticos, somos culpables, es nuestro mal ejemplo, nuestra falta de fidelidad lo que les ha hecho optar por determinados caminos.

No somos tan poderosos los padres: hay una edad donde los hijos eligen, mal o bien, haciéndose cargo de sus logros o fracasos, y lo que si van a tener siempre es nuestro apoyo, nunca nuestros remordimientos.

En fin: y sobre el comentario de Javi, sin palabras....Mas que desafortunado, diría yo

Es cierto lo que dice Isabel: parece la eterna pregunta del pueblo judío ¿Quien pecó, él o sus padres? en el evangelio la respuesta está muy clarita



Original