Documento interno del Opus Dei sobre la página web opuslibros.org

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

dl cr 5038/12


1. Conviene que los d locales estén adecuadamente preparados, para ayudar con eficacia a los fieles de la Obra, o a las personas que se acercan a los medios de formación que pregunten sobre las páginas web negativas. Adjuntamos un guión, que un d de la dl puede usar en una sesión en las cv de cl de sm, sg, sr y sss+, en los casos en que se considere oportuno, o para aclarar los puntos que sean necesarios en conversaciones personales.

2. También es importante que cada d de dl trabaje positivamente en lo que esté a su alcance, para paliar el impacto negativo que -en algún caso- pudieran tener esas páginas web. En este sentido, los d han de permanecer especialmente atentos para orientar bien a las personas más influenciables: gente joven; personas que pasan un momento de mayor dificultad; padres de vocaciones recientes; alumnos de los cgi oc o lp; determinados eclesiásticos, etc. Si se actúa en el momento oportuno, se pueden evitar daños para quien se encuentra con esa página por casualidad y sin un contexto sobrenatural de referencia.

3. Además, sugerimos algunas medidas para que las impulséis coordinadamente entre los diversos departamentos de la dl. Si tenéis alguna propuesta no dejéis de enviarla:

a) Seguir incrementando la relación con los padres de los socios de los clubes, de los cgi, de los chicos de sr, etc. Hablar de la Obra con ellos, procurar trabajar conjuntamente en la formación de sus hijos, contando con su consejo. Además, tener presente que, al hablar de la vocación de los hijos en una tertulia con s, puede haber algunos con hijos que no hayan seguido. Una referencia prudente, llena de afecto y de comprensión, sobre las personas jóvenes que no han continuado, puede resultar muy alentadora.
b) Mantener el empeño por explicar bien el Opus Dei a quienes se acercan a los diversos instrumentos apostólicos (cgi, universidades, escuelas de dirección de empresas, etc.).
c) Cerciorarse de que las labores apostólicas tienen documentación adecuada sobre la Obra en sus páginas web.

4. Insistimos en que hemos de trabajar siempre con visión sobrenatural y de manera positiva: como se decía en cr 3069/12, 2, siempre ha habido fenómenos de crítica hacia la Iglesia y sus instituciones, al Papa, que ahora se manifiestan con los nuevos métodos o tecnologías. Encomendamos a nuestro Padre los frutos apostólicos que llegarán también con este motivo.

Madrid, 3 de abril de 20l2


---


dl Ref. cr 5038/12


Anexo

Sesión para las convivencias de consejos locales

Sitios web negativos


El objetivo de esta sesión es abordar algunos aspectos sobre las críticas que, a veces, se pueden encontrar en internet, en especial contra la Obra. La idea es tener algunos elementos para ayudar a nuestros hermanos y a otras personas que buscan asistencia espiritual en la Prelatura. Si se desea tener un contexto más general sobre el recto uso de internet, puede servir como referencia el artículo de Ángel Rodríguez Luño('El recto uso de lntemet aspectos éticos', Palabra, Colección Astor, Madrid 2008.).


I. Algunas cuestiones concretas

1. En los últimos años han surgido varios websites negativos, similares a los que existen respecto a otras instituciones de la Iglesia (el Papa, la Santa Sede, Archidiócesis de Barcelona, Movimento dei Focolari, Neocatecumenales, etc.), y colectivos diversos (websites de ex-sacerdotes, exreligiosos, ex-alumnos de colegios católicos, etc.). El fenómeno del website contrario, en realidad, es universal y afecta también a las empresas: muchos recuerdan el caso de los exempleados de Ikea, porque saltó a los medios de comunicación. Aunque sea un fenómeno general, interesa que lo tengamos en cuenta en nuestra tarea de “acompañadores" en el camino hacia la santidad: ayudar a quienes pueda sentirse confundidos por estos ataques. Por lo que se refiere a la Obra, surge en el año 2000, con un website en Estados Unidos llamado ODAN (que actualmente tiene una actividad muy limitada), al que se suma en 2002 otro en España (llamado Opuslibros).

2. ¿Por qué este website está bien posicionado? ¿Por qué es tan fácil encontrarlo? Porque un par de personas se dedican a tiempo completo. Han enlazado decenas de blogs o webs con los mismos contenidos, lo que les da peso ante los motores de búsqueda. En 2008 tenían 10 veces más páginas que la web de la Obra, ahora la situación es de equilibro. Suelen aparecer entre los diez primeros resultados cuando se busca algo relacionado con la Obra en Google (castellano), a veces como número 3, tras la web oficial y la voz de Wikipedia. Realizan tres actualizaciones semanales. Se reúnen, son constantes, se marcan objetivos periódicos.

3. ¿Quién está detrás? Se trata de algunas personas que han sido de la Obra. Hay unos 50 colaboradores asiduos y otras tantas personas que escriben ocasionalmente, una o dos veces, y dejan de participar: internet hace de catalizador y amplificador. Podría decirse que se trata de gente herida, que desde luego no son representativos de quienes han sido un tiempo de la Obra. Como sucede -por desgracia- en la vida civil, acontece algo semejante a las historias de divorcio. Se suele reinterpretar la propia historia, la realidad de la Obra y de la Iglesia desde una subjetividad herida y carente de visión sobrenatural, no raramente al cabo de mucho tiempo de la salida de la Obra (en el momento en que se fueron se les trató con cariño y seguramente quedaron agradecidos, pero tal vez luego la vida los ha endurecido y sus sentimientos se han modificado); se hace difícil dialogar. Por ejemplo, en alguna ocasión, han escrito en esta web: "aceptamos todas las opiniones menos las equivocadas". La heterogeneidad de los participantes queda muy reflejada en los artículos.

4. Públicos a los que se dirigen:

  • Su público preferido, al que desean llegar, es la gente de la Obra. Con frecuencia hacen referencias a eventuales lectores de Casa, aunque nunca confirman que sea verdad. Vías normales de entrada de personas de la Obra en este tipo de páginas: Google es un buscador, pero cada vez se utiliza más como navegador, y en los resultados suelen estar bien posicionados; otras veces, interés por conocer las referencias negativas respecto a la labor donde uno trabaja; “estar enterados", también para poder ayudar a otros; consultar documentos (algunos ya no están, otros sí); ver si hay alguien metido que uno conozca; en definitiva, se hace lo posible por apelar a la curiosidad morbosa.
  • Gente del entorno de la labor.
  • Personas que han sido de la Obra.
  • Padres de chicos que se acercan a las labores apostólicas.
  • Gente que busca información sobre la Obra en internet.
  • Medios de comunicación (aunque hasta ahora el eco ha sido reducido: los periodistas ven con cierto recelo estas páginas; perciben un exceso de subjetividad).

5. Temas recurrentes:

  • Falta de libertad en la Obra; represión ideológica y sexual; anulación de la personalidad.
  • Contraste entre el mensaje y la vida real, asfixiante.
  • Las “técnicas proselitistas" y la supuesta captación de menores en la Obra.
  • La falta de experiencia o de calidad de los directores.
  • El "invento" de la vocación a la Obra, como argumento de represión.
  • La inadecuación de la figura jurídica de la prelatura personal.
  • El universo cerrado y endogámico, desconectado con el mundo real.
  • Las numerarias auxiliares, los agregados, un supuesto control de los supernumerarios (como si fueran inferiores).
  • Las enfermedades psiquiátricas.
  • La dirección espiritual y una supuesta manipulación de las conciencias; el silencio de oficio.
  • El sacerdocio en el Opus Dei.
  • Gestión de los bienes.
  • En definitiva, se muestra un universo en el que todo es complicado, que nada tiene que ver con la sencillez de la vida en Casa.

6. Plantean diversos problemas:

  • Dan una visión distorsionada de la Obra, de las labores apostólicas y de la gente que ha sido de Casa: no son numéricamente representativos dentro de este último sector, pero en cambio su visibilidad es mucho mayor (la gente que no se ha complicado vive su vida con tranquilidad, no necesita expresarse a través de un website).
  • Hacen daño a gente que ha sido de la Obra. Intentan que se sumen y comiencen a releer su pasado en la misma clave. Pretenden crear una red universal de "damnificados" por el Opus Dei y mostrar que ese daño no es algo aislado. Destruir siempre es más fácil que construir.
  • Pretenden convertirse en un interlocutor válido sobre la Obra (en todas las realidades sociales se distingue la versión "institucional", que inconscientemente se asocia con algo partidista o interesado, y la versión "no oficial", que supuestamente desentraña la trama maléfica que hay por detrás)
  • Dicen que "desean ayudarnos a mejorar". No podernos ser ingenuos. Quien quiere ayudar a la Obra, lo hace de otra manera. Problema que encontramos a la hora de abordar esta cuestión: no podemos contar nuestra versión de las historias de esas personas porque faltaríamos a la caridad y a la justicia, y caeríamos en su mismo error.
  • Puede hacer daño si alguno, sin suficiente criterio, cayera en la curiosidad, pues desenfocan mucho, mezclan cosas ciertas con falsedades evidentes. Contiene artículos de diversa entidad: algunos son puro chismorreo y se caen de las manos; otros tienen apariencia de estar bien documentados; interpretan cuestiones reales, pero desde una óptica distorsionada y carente de visión sobrenatural (por ejemplo, sobre las dificultades en la labor apostólica, sobre los que no perseveran, etc.). Cuando uno no tiene todos los datos sobre un asunto, generan dudas y desconfianza hacia los directores. También dañan porque quien entra en esta página ha de esforzarse especialmente por vivir la caridad.

Es bueno considerar frecuentemente la entrega a Dios como presupuesto luminoso de todo lo que hacemos en Casa (los promotores de esa web parecen no acordarse de que un día, libremente, decidieron dar su vida a Dios; nosotros hemos de tenerlo siempre presente, también para profundizar en el sentido de lo que vivimos).


II. Algunas líneas de acción, para orientar

1. Una primera idea de fondo es ayudar a todos a situar la cuestión en su contexto adecuado: siempre han existido dificultades de un estilo o de otro y hemos de estar tranquilos. Las contradicciones de este tipo vienen de los primeros tiempos del Cristianismo. El mismo Señor padeció la incomprensión, el insulto, el escándalo. Asumir serenamente que siempre vamos a padecer críticas, como las hemos tenido fuera de internet: son, de alguna manera, consustanciales al caminar cristiano. A veces, serán totalmente injustas, otras veces, tendrán fundamento real: equivocarse es humano, lo inhumano es no disculpar o no aceptar el perdón. Reaccionar con sencillez, como respondía Benedicto XVI a uno de los presos de la cárcel de Rebibbia, en su visita durante la Navidad de 2011: "también del Papa hablan mal, pero, de todos modos, vamos adelante". Al mismo tiempo, es útil ayudar a considerar que estos problemas no son muy distintos a los que tienen las empresas o las organizaciones no gubernamentales.

2. Al tratar de estas cuestiones en la conversación de cualquier persona con un director, es clave fomentar la confianza: facilitar que las personas se abran, aclarar que hacen muy bien confiándose y preguntando todo lo que les haya confundido o generado dudas, ahora y en el futuro. No es evidentemente un tema para tratar en las tertulias, sino personalmente.

3. Los directores deben actuar con sentido sobrenatural y con humana comprensión hacia los promotores de estos enredos: animar a rezar por ellos, a pedirle al Señor una fidelidad proselitista para todos y a vivir la caridad con finura: aunque conste que entre los promotores haya gente retorcida y, en ocasiones, con una vida poco ejemplar.

4. Con las premisas anteriores, resulta normal aconsejar que no se entre en este tipo de páginas, por amor a la Iglesia, por amor a la verdad y por amor a la Obra, y también por sentido común: ya hay quien se ocupa de verlas e intenta remediar lo posible. Hacen daño. Sus promotores llevan años trabajando y han depurado el estilo para aparentar que son verosímiles. Desorientan, dan una visión humana y pesimista de la labor apostólica, que puede conducir a la pérdida de la alegría en un momento de debilidad, a una visión excesivamente humana ante las dificultades, al oscurecimiento del sentido de la entrega, etc. También hay una razón práctica: evitar que se refuerce su posicionamiento en la red, pues cada visita es como un voto. Su mayor logro sería conseguir que en todos los consejos locales haya alguien que los lea "para estar enterados".

5. En el contexto de la formación personal, si salen estos temas, puede ser útil mencionar algunas de las líneas de trabajo para promover la verdad; de este modo, todos están informados y pueden sugerir las iniciativas que les parezcan oportunas: por ejemplo, a través de una carta a la Comisión Regional. Entre estos trabajos se encuentran:

  • presencia y posicionamiento en internet;
  • favorecimiento de algunas páginas web personales que responden en la misma red a cuestiones que la web negativa plantea de modo distorsionado;
  • incremento de los materiales que se pueden descargar en las webs oficiales -carta del Padre, documentos, preces, etc.-, de modo que los buscadores propios de internet lleven de modo automático a esos contenidos (es una línea de trabajo al margen del fenómeno de las webs criticas: las circunstancias de la sociedad actual llevan hacia ahí de modo natural);
  • desarrollo de materiales que ayuden a mostrar una imagen de la Obra que se corresponda con la realidad (testimonios);
  • en casos excepcionales, recurso a la vía judicial, cuando se vulneran derechos de terceros.

6. En definitiva, se trata de crear un clima en el que se pueda preguntar con confianza, en el que se pueda hablar tranquilamente de estos temas, sin que se dé la falsa impresión de que es una cuestión tabú, pero conduciéndonos como hicieron nuestro Padre y los primeros ante la incomprensión de los buenos: perdonar; no hablar de esos chismorreos; e informar, cuando sea el caso, a los directores.

7. Sin olvidar que la labor de la Obra es positiva y prosigue independientemente de esas insidias: combatimos por (Cristo, la Iglesia, las almas...), no contra quienes atacan desde otros foros.

8. Podéis hacernos llegar todas las sugerencias que os parezcan oportunas.

Madrid, 3 de abril de 2012