Crecer para adentro/Afán de almas

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

AFÁN DE ALMAS (28-VI-1937)

J. M. Escrivá, fundador del Opus Dei


Laqueus contritus est, et nos liberati sumus (151); el lazo ha sido roto y hemos quedado libres. Ante la imposibilidad actual de seguir los ejercicios como querríamos, renovamos el propósitode acudir a este medida de formación en cuanto sea posible. ¡Pero ni siquiera es posible un retiro corriente! (152).

En ésta, que debiera ser plática de perseverancia, más bien haremos un -examen que inquiera si hemos realizado la limpieza necesaria para quitar el polvo y las salpicaduras de la revolución, que el enemigo metió en las junturas de nuestro carácter, en nuestras almas.

¿Pero vamos a preocupamos de nosotros solos? No. Pensamos en los demás: en nuestros hermanos. Y en tantos otros más. ¿Nos atreveremos a cerrar nuestros oídos a la voz del Maestro: alias oves habeo! (153), tengo otras ovejas que no son de este rebaño..., y conviene traerlas? Pensamos en los que han entrevisto la Obra y los sabemos bien dispuestos: los encomendamos. Pedimos que vengan tantos otros, que todavía no conocemos, pero que están predestinados para vivir nuestra fraternidad.

Frutos: en nuestras almas, en nuestras actividades.¿Miedo al huracán que pueda destrozar el fruto? Pero contamos con el gran remedio: Sancta Maria, Spes! y ponernos unas anteojeras, como las de los borricos, para no mirar más que el camino. ¡Un camino! Pero, en las lindes, ¡cuántos atractivos!, que, si muchas veces no llevan al descamino, por lo menos retardan y obstaculizan la marcha...

Por eso, ¡qué seguro es tener esta idea madre: ¡no hay más amor que el Amor!


(151). Sal 123, 7.

(152). Se nota, en estas palabras, la pena del Beato Josemaría ante la enorme dificultad de hacer un retiro espiritual, en aquellas circunstancias, con tantas personas alrededor.

(153). Jn 10, 16.