Consejos a un joven al que han captado a su novia

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Nonno Libero, 23.01.2006


Miki, te respondo desde Italia y pido a los amables orejas que traduzcan por mí, porque después de tantos años fuera de la Obra (deben de haber transcurrido casi 15 años de mi vida como numerario), aunque logré entenderlo perfectamente, tengo en cambio, serios problemas para escribir en castellano.

Siento mucho lo que le está sucediendo a tu novia y puedo entender cuanto tú y ella estáis sufriendo, dado que yo también me he encontrado tantas veces en una situación similar, por supuesto, desde el otro lado de la barrera, asistiendo al intento de hacer “pitar” como numerario ¡a un joven supernumerario!.

No creo, en cambio, que el ultimátum que le has dado sea la mejor solución, ya que desde la otra parte la están poniendo delante de la misma terrible elección.

Te aviso de que no será fácil rechazar los ataques de los que es objeto, puesto que ella es ya de la Obra y saben perfectamente qué presiones utilizar para convencerla. Pero tú tienes de tu parte un “arma” que ellos no tienen, la única que puedes utilizar con éxito: su amor.

Sólo te doy unos simples consejos, esperando que aún no sea tarde, como temes.

  1. Trata de serle lo más cercano posible que puedas, haciéndole entender que sólo tú conoces de verdad lo que ella necesita, y procura manifestarle tu afecto del modo más “físico” posible, dentro del respeto de su conciencia (imagino que sabes a lo que me estoy refiriendo...): son sensaciones que en la Obra ¡no podrás experimentar nunca más!
  2. Trata siempre de comportarte exactamente al contrario de como se comportan ellos, para alejarla y para tratar de hacerla volver al mundo real. por ejemplo si se la obsesionan con interminables y complicadas discusiones acerca de la voluntad de Dios y la necesidad de corresponder a una llamada de Dios, tú trata de liquidar el problema de modo simple y eficaz con frases del tipo: “mira, yo sé que te quiero y que también tú me quieres y si Dios hubiera querido de verdad que fueras numeraria, te hubiera hecho conocer la obra antes que a mí!”, o bien: “pero si primero te han dicho que tu camino era ser supernumeraria, ¿por qué ahora han cambiado idea? Sólo hay tres posibilidades: o han equivocado la primera vez, o se están equivocando ahora, o se equivocaron antes y se equivocan ahora!.”
  3. En el caso el caso de que ella decida hacerse numeraria, pretende que ella tenga el coraje de decírtelo a los ojos y que no aceptarás nunca su decisión, y que probablemente este hecho te alejará de la fe y lo llevará sobre su conciencia (mejor si llegas a conmoverte: se quedará siempre impresa tu imagen en su memoria). Intenta también que ella le cuente a sus padres y a sus amigas más íntimas, el verdadero motivo de la ruptura, amenazándola con que si no lo hace, lo harás tú (la complicidad te puede ayudar). Recuerda que durante los primeros meses todavía hay esperanza de que ella regrese.
  4. Dile que tú no la olvidarás nunca y que esperas que ella haga lo mismo. Y que si un día, aunque sea a los diez años ella decidiese dejar el Opus, tú (aunque tú estarás obviamente felizmente casado), la ayudarás como mejor puedas a reinsertarse en el mundo. Dile que lo haces porque quieres su bien y que estás absolutamente seguro de que la Obra no lo quiere. Por este motivo, rechaza todas sus tentativas de hacerte entrar en contacto con la Obra, ya que seguramente te lo propondrá: ¡los ex novios de las numerarias son un coto de caza muy fértil!
  5. Sucesivamente háblale de mantener al menos su amistad y aunque ella no quiera, busca la ocasión de encontrarla casualmente e intercambiar cuatro palabras sobre cualquier tema intrascendente, no sobre vuestro pasado sentimental: en la otra parte le dirán seguramente que corte todo encuentro contigo y esto le hará sentirse culpable, ya que tú no le haces ningún reproche. Acuérdate de telefonearla por su cumpleaños o por su santo, pero no les escribas nunca: será inútil, ya que entregará a la directora todas las cartas que le envíes, ¡incluso antes de leerlas!
  6. Si a pesar de todo las cosas siguen mal... consuélate pensando que tu ex novia era ya supernumeraria, y el futuro matrimonio con ella habría sido siempre una relación a tres: tú, ella ¡y la Obra!. Y esta no es una situación que desearía aconsejarte!.

Con mis mejores deseos,

Nonno Libero


Original