Cartas a un numerario en apuros (III)

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Segundo, 13.02.2006


Querido Santiago:

Me cuentas que, como consecuencia de cuestiones familiares, tu padre ha decidido donarte un apartamento. Te cuestionas si estas obligado a aplicar los criterios estrictos de la Obra que te llevarían a la venta del inmueble para luego entregar el producido de la misma a los directores quienes te han sugerido “delicadamente” el buen espíritu. Por otro lado, apuntas que de ser así prefieres que la donación no se realice...

Sé que esta cuestión la resolverías con facilidad con otro estado de ánimo pero cuando uno esta “bloqueado” no puede pensar ni sentir con claridad. ¿Te acuerdas de “Mejor Imposible”? Jack Nicholson representó al Sr Udall aquel obsesivo compulsivo. Hacia el final cuando no se decide a ir a la casa de su novia grita que está “atascado” hasta que finalmente, con la ayuda de su amigo, se pone en camino. Cuando pasamos por esos momentos es realmente difícil destrabarse; moverse con soltura. Comprar tabaco puede ser un drama; visitar a tus padres una decisión complejísima, optar por dormir o no un drama moral. Pero vuelvo a tu tema.

El régimen económico de los numerarios es el que establece los Estatutos aprobados por la Iglesia; otras disposiciones que constan en documentos internos carecen de todo valor por no ser el desarrollo jurídico congruente de aquellos.

En pocas palabras, son disposiciones que no obligan a nadie. Como siempre los directores alegarán “buen espíritu” pero siempre me he preguntado que tan bueno puede ser un espíritu que no respeta lo aprobado por la Iglesia. Como los Estatutos lo marcan eres libre de hacer lo que te de la gana.

Insistes en comentar el régimen jurídico de la Obra; ¿porqué, hay momentos que a los economistas les dan ataques jurídicos? Este tema es el juego de las confusiones; ahora me parece que su análisis no te dará paz y serenidad. Es un verdadero laberinto generado por un sinfín de disposiciones internas unidas a la vigencia de normas de las viejas constituciones y criterios propios de la vida consagrada que han terminado sepultando los Estatutos hasta convertirlos en un objeto meramente decorativo; los estatutos son “for export”; algo cara a la Iglesia y nada más. Hacen bien los directores en ocultarlos bajo llave ya que de lo contrario se haría patente aquello de que solo el fundador y Don Alvaro sabían que es el Opus Dei. Casi me has hecho enrollarme con el tema.

Me cuentas que tu internista te ha dado el nombre de dos terapeutas de su confianza; uno de ellos, además, está relativamente cerca de tu trabajo. Son excelentes noticias; si aciertas a la primera serás mi ídolo ya que no es fácil que “conectes” inmediatamente. Si; ya sé que si la primera entrevista fracasa lo verás como un gasto inútil pero no seas tan super–cutre cuando está tu salud de por medio. Para mi es un objetivo irrenunciable que superes ese episodio; el resto se verá después.

Has comentado tus pesadillas. A mi me aterraban hasta que en la terapia comprendí que, en si mismas, eran liberadoras. Claro que necesité de la mano experta del terapeuta que me ayudó a entenderlas; advertí que tienen un cierto poder de “objetivar” de nuestros estados de ánimos más profundos; una vez interpretadas razonablemente son una gran ayuda. Para mi resultaron una fuente de esclarecimiento. Las pesadillas – según me han dicho – son más rápidas que la luz. Además, hay que escribirlas de inmediato para recordarlas en estado puro; luego ya pasamos a tener una “versión” que les hace perder su fuerza original.

Graham Greene abre “El tercer hombre” afirmando “nunca sabremos cuando seremos golpeados”. La Obra te ha golpeado; dejo las circunstancias concretas; ya hemos conversado sobre las mismas. De verdad creo que el hecho puntual que mencionaba al comienzo no tiene demasiada relevancia; me preocupa más eso que señalas: careces de buenos recuerdos. Nada puedo decirte al respecto.

Dice Borges que las viejas leyendas inglesas solían decir “y esto también pasará”. ¿Porqué negar que también “esto” pasará?

Cuídate, viejo amigo;

Segundo


Original