Análisis grafológico de una carta de Jose María Escrivá y Albas

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Enviado por Domingo, 27.10.2004


Carta

Carta de Escriva

Transcripción literal

Emmo. Y Rvmo. Sr.

José María Escrivá Albas, natural de Barbastro, a V. Emma respetuosamente expone:

Que habiendo obtenido de V. Emcia la gracia de ser incardinado en esta Archidiocesis, y deseando continuar, en este Seminario Pontificio, los estudios de la Carrera Eclesiástica comenzados en el de Logroño,

A V. Emma suplica se digne admitirle a la matrícula de 2º año de Teología, previos los requisitos necesarios.

Gracia que el exponente espera alcanzar de la bondad de V. Emcia, cuya vida guarde Dios ms. as.

Zaragoza 23 de Septiembre de 1920

José María Escrivá Albás

[Em]mo. Y Rvmo. Sr. Cardenal Arzobispo de Zaragoza

Análisis grafológico

El presente autógrafo de Escrivá fue escrito a la edad de 18 años. Escribe con plumilla metálica en tinta fluida de tintero.

Los expertos clasifican la grafía en cuatro: caligráfica, caligrafiada, personalizada y original. La escritura de la carta es "caligrafiada". A continuación reproducimos el informe del grafólogo diplomado:

Se muestra siempre dispuesto a asimilar lo que le es extraño, tanto en relación a personas como a hechos o experiencias. Tiene una necesidad imperiosa de unirse a los demás para lograr un gran campo de acción, y también una solvencia social en forma de deseo de conquista, que no manifiesta nunca a los demás.

Se trata de una persona muy reservada y muy sociable a la vez, que se adapta a las normas establecidas e impone las suyas propias. En el fondo teme el enfrentamiento directo con los otros, por ese motivo se muestra siempre a la defensiva y así trata de superar sus inhibiciones.

Cierta dosis de egocentrismo y subjetividad, amabilidad calculada, con cierta tendencia a la intriga, pero que enmascara por su capacidad para seducir. En general recibe más de lo que da, pero como su presencia es siempre cálida, no levanta suspicacias. En sus proyectos demuestra una tenacidad fuera de toda duda, para llevarlos adelante, en este aspecto le ayuda también su fina intuición, que le hace prever y suponer acontecimientos futuros, por tanto sabe hacia dónde dirigir su actividad.

Se advierte una tendencia clara a tener y poseer, a guardar para sí, esta actitud le empuja a considerar a los demás como competidores inmediatos, y por tanto le cuesta trabajar dentro de un grupo, prefiere dirigir más que colaborar.

Lleva dentro de si su propio motor, y tiene necesidad incesante de que sus tesis triunfen, para lograrlo no escatima esfuerzos, no le importa el sacrificio y se muestra testarudo y rebelde, se pone desafíos respecto a sí mismo porque tiene la convicción de que los va a superar, se entrega a la que considera su causa y admite sus responsabilidades. Las iniciativas las toma con decisión y a veces de forma temeraria, cuando se le lleva la contraria reacciona con poca amabilidad, incluso con la fuerza. Se suele situar más a la "contra" que a "favor". No se desanima ante tareas difíciles y desea con todas sus fuerzas vencer.

Persona que, a su pesar, no pasa desapercibida, es susceptible, a veces imperativo, provocando adhesión o rechazo, a veces las dos cosas a la vez, pero nunca indiferencia. Sus convicciones son fuertes, su espíritu es independiente, no admite con facilidad el punto de vista de los demás. En general las responsabilidades no le dan miedo.


Original