75 años del Prelado del Opus Dei

From Opus Dei info
Jump to navigationJump to search

Por Trinity, 21.11.2007


Quiero expresar lo que sentí cuando nos contaron algunos detalles de la celebración de los 75 años del Prelado del Opus Dei. Para la Misa que celebró en el oratorio de Santa María de la Paz le habían preparado una palia que habían confeccionado las de la Obra. Podría haberse esperado para esa celebración, tan señalada, algún gesto de agradecimiento a Dios por esos 75 años. Pues no. Siguiendo la cada vez más acentuada deriva hacia el egocentrismo, la susodicha palia presentaba unas letras bordadas que, según nos contaron, decían: "Semper fideles fac et bonos, sicut eos” (haznos siempre fieles y buenos como ellos).

No me hizo falta preguntar a quiénes se refería el “ellos”, pues la relatora explicó inmediatamente y sin cortarse en absoluto que, en medio de la palia, aparecían unos bordados con los perfiles del Fundador, de don Álvaro y ¡¡¡¡¡¡¡del Prelado actual!!!!!!

Tengo que reconocer que, por desgracia, ya no me asombró ese escandaloso gesto de fanatismo. Pero me resulta indignante que hayan perdido el más mínimo sentido cristiano y eclesial. El modelo de fidelidad no es Cristo, sino Escrivá, del Portillo y Echevarría. Lo cual reviste especial gravedad en lo que se refiere a canonizar a quien la Iglesia no ha canonizado –Del Portillo- y, no digamos ya, a mons. Echevarría. Es patético. Aquí no está Dios.

También me ha parecido ilustrativo que se le haya regalado además un sagrario para el oratorio de una casa de retiros de la que todavía no existe ni el terreno: la futura casa de retiros de Tierra Santa. Es un buen ejemplo de lo que sucede en una institución donde el dinero sobra tanto como les falta personal para las tareas internas. Por lo demás, las fechas que están grabadas en ese sagrario son las del viaje que hizo del Portillo a Tierra Santa (12 al 22 de marzo de 1994) así como la fecha del nacimiento del Prelado actual y de sus 75 años (14 de junio de 1932 y de 2007).

Ni que decir tiene que, aunque el Prelado de la Obra cumplió este pasado 14 de junio los 75 años, edad con que los obispos presentan al Papa su renuncia, él no lo hará. No es como los obispos diocesanos. Con lo que, cada día que pasa, se pone más en evidencia que esta figura de la prelatura personal, que se ha hecho para el Opus Dei, tiene bastante poco que ver con las diócesis. De todos modos, como siga emanando decretos como el de don Antonio Petit, puede muy bien suceder que la Sede Apostólica le haga dimitir.



Original